Maniobra Hamilton

La maniobra Hamilton o el desprendimiento de membranas es una maniobra que se realiza para provocar el parto ya que induce la secreción de prostaglandinas que producen contracciones en aproximadamente 24h. Es una maniobra sencilla que se realiza de manera ambulatoria y que por desgracia, en muchas ocasiones, se realiza sin el consentimiento de la mujer.
No estoy segura, porque no me lo dijeron, pero pondría la mano en el fuego y no me quemaría si dijera que la última vez que acudí a monitores, además de realizarme un tacto para ver cómo andaba el cuello del útero, me realizaron esta maniobra sin mi consentimiento.
Como dice mi matrona una intervención lleva a otra y cuanto más intervienen los profesionales sin ser necesario más probabilidades hay de un parto instrumental.
Mi gordi estaba girado, en posición anterior, y era necesario que se girara para evitar un parto instrumental, pero no se giró. Quizá sin esta maniobra habría tenido más tiempo para hacerlo, quizá necesitaba más tiempo dentro de mi.
Gordi nació con el corazoncito sin formar totalmente, nada grave pero un buen susto para sus padres que quizá (o quizá no) se podría haber evitado con unos días más de maduración en mi barriguita.
Una cosa he aprendido, nada de tactos, la curiosidad por saber cómo va la cosa no compensa.

Publicado en intervención médica, parto | Etiquetado , | Deja un comentario

Afasia temporal

No, no me ha ocurrido nada o, mejor dicho, me han ocurrido muchas, demasiadas, cosas pero nada preocupante. El título sólo hace referencia a mi incapacidad para escribir de estos meses pero tranquil@s ha sido sólo algo emocional.
Los meses de embarazo han pasado muy rápidos y muy lentos al mismo tiempo. He disfrutado muchísimo y he deseado que acabara ya para poder decir “todo ha salido bien”.
Puedo decir que el embarazo,  sobre todo el segundo trimestre, es un estado ideal. Lo he disfrutado muchísimo pese a la diabetes gestacional (en otro post hablaré de esto), el hipotiroidismo subclínico, el insomnio y la ciática. 
Como podréis imaginar el gordito ya está con nosotros, nació un día antes del previsto. Tenía prisa y mi dilatación,  para ser primeriza, fue exprés.  El expulsivo fue lo complicado porque venía al revés y con el cordón enganchado, por lo que finalmente usaron forceps para poder girarlo. Fue rápido,  4 pujos y ha tenía conmigo a mi gordi y un montón de puntos de ragalo pero la historia del parto será otro post.
Lo importante. Gordito ya tiene 2 meses, crece sano y feliz,  tiene un montón de genio y una sonrisa que nos tiene embobados.

Publicado en sin categoria | Etiquetado | Deja un comentario

Adelanto de mi regreso al blog

http://m.bebesymas.com/ser-padres/el-aborto-es-un-complicadisimo-caso-de-conflicto-de-intereses-entrevista-a-la-biologa-irene-garcia-perulero-ii

Publicado en sin categoria | 1 Comentario

http://matronataurt.blogspot.com.es/

Sé que estoy un poco desaparecida, estoy estresada y cansada, así que cuando me siento en el sofá lo único que puedo hacer es vegetar. Pero he comenzado las clases de preparación al parto y no puedo dejar pasar la oportunidad de compartir con vosotras un enlace que me parece interesante.

Espero que os sirva.

Enlace | Publicado el por | Etiquetado | 4 comentarios

Réquiem por un ombligo

Una breve entrada para despedir a mi ombligo. Ese que en otro tiempo lucía profundo y ahora, de un día para otro, se ha convertido en un asterisco plano.
Adiós.

Minientrada | Publicado el por | 1 Comentario

Vestirse o disfrazarse, esa es la cuestión…

Cuando inicié esta etapa de la aventura, vamos cuando me quedé embarazada, no pensaba en comprarme ropa premamá. Pensaba en pasar cada etapa, en que todo estuviera bien, o realmente no pensaba, sólo esperaba a que pasara el tiempo. Pero el tiempo se rió de mí y antes de llegar a esas 12 semanas de la “tranquilidad” la barriga asomaba demasiado y algunos de mis pantalones no me cerraban bien. En ese momento lo solucioné con mis trapitos más anchos y algo de imaginación (la técnica de la goma me salvó en más de una ocasión). Pero no duró mucho y, más o menos a los 4 meses, no pude evitar necesitar unos pantalones premamá. Han sido la mejor compra, ahora tengo tres, unos leggins y un par de medias premamá. Para la parte de arriba de momento puedo apañarme con mis camisetas, son elásticas y se adaptan, y con los vestidos anchos que ya tenía.
Y hasta aquí lo bonito, porque encontrar dos puñeteros pantalones me ha costado la vida. Yo soy pequeñita, uso una talla 34, y parece que las que usamos esta talla no podemos quedarnos embarazadas. Encontrar ropa premamá a un precio apañado está difícil, marcas como el corte inglés, mit mat mamá o prenatal son caras, no es que una no pueda permitirse comprar algo de estas marcas pero no sirven para hacerte un fondo de armario para unos meses, además en ellas la talla más pequeña es la 36-38 (más bien una 38), así que DESCARTADAS.
A precio absequible tenemos Kiabi y HyM. Lo de Kiabi es punto y aparte, yo con una 36-38 (qué manía de juntar tallas…) me hago dos trajes, ni partes de arriba ni de abajo, un desastre.
HyM está muy bien, algunos de sus pantalones comienzan en la 36 y otros en la 34, el problema es que la mayoría son vaqueros y en mi empresa están prohibidos, así que me han quedado dos modelos (realmente son vaqueros aunque camuflados) uno negro y otro gris. Pero han sido la mejor compra, son comodísimos, eso de sentarte y que no te apriete la cintura como si fuesen a cortarte por la mitad es genial.
Finalmente me decidí a comprar en Asos, tienda británica online. No te cobran gastos de envío, tiene variedad de tallas (incluso la 34!!!!) y tienen cosas no demasiado horteras así que es una buena opción. Compré unos pantalones blancos, unos leggins y dos camisetas por unos 30€. Las partes de abajo me quedan perfectas, las de arriba son algo grandes pero supongo que más adelante me quedarán mejor.
Hay otras tiendas online especializadas en ropa premamá pero o bien no tienen la talla 34 o bien tienen un precio demasiado alto para mi juicio.
Una cosa que me ha llamado mucho la atención es el empeño que pone la gente en insistir en que lo solucione comprándome una talla más. Tengo barriga pero el resto del cuerpo sigue igual, sigo siendo chiquitilla, no tengo mucha cadera y no me han crecido las piernas, probar a usar una talla más de pantalón es disfrazarme de payaso pobre y con poco estilo. Y ponerme una talla más para la parte de arriba es una desfachatez, si ya me las veo y me las deseo para que una camisa/camiseta me encaje de hombros y me sirva de pecho. Si decidimos usar una talla más es como si una niña se pone la ropa de su madre, vamos, la mar de gracioso…
Lo sorprendente es que en este tiempo he asistido a una boda y lo solucioné con un vestido recto de Mango (de 30€) y un cinturón debajo de la barriga. Todo un logro!

Publicado en sin categoria | 3 comentarios

Rosa Vs Azul

Que no me gusta ni el rosa ni el azul (el azul normal sí, el pseudoazul ese de la ropa de bebé no). No lo puedo evitar, me dan grima.
No es que a estas alturas haya mirado mucha ropa de bebé y, por supuesto, no he comprado nada, pero todo lo que veo es rosa o azul. En algunos casos existe una variante que puede ser beige, blanca o gris, nunca las tres para poder elegir, sólo una de ellas.  A medida que avanzan los meses en la talla de la susodicha ropa, la gama de colores va aumentando. Eso sí, si te ciñes a la sección niña todo será rosa. Y yo, no es que no me guste, es que no soporto el rosa. No tengo nada rosa desde que tengo uso de razón.  Ahora tolero el color coral, pero de pequeña odiaba cualquier cosa que se acercara al rosa.  Y tampoco aguanto las ñoñerías de muchos estampados para niña, qué le vamos a hacer simpre he sido un poco chicazo, me rechinan ositos, muñequitas, lentejuelas, perlas…
Después de este rollo podéis pensar que prefiero niño, pero aquí surge otro conflicto: el nombre. De niña hay muchos que me parecen chulos pero de niño los pocos decentes ya están pillados por alguien cercano y no quiero repetir. Así que C y yo llevamos semanas intentanto decidir qué nombre pondríamos en caso de ser niño, pero no nos decidimos. 
Con estas tontadas en la cabeza (para camuflar las preocupaciones reales) nos hemos plantado hoy en la eco de la semana 20. La hemos disfrutado mucho, voy a un hospital universitario y había una estudiante, así que en vez de mirar y medir en silencio como en la semana 12, que se me hizo eterno, el ecógrafo ha estado describiendo todo detalladamente y C ha ido mirando todo con mucha atención. Todo está bien, así que hemos suspirado (quien dice suspirado dice echado una lagrimita). Al final, como quien no quiere la cosa ha dicho: “bueno ya sabéis que es un niño…” ¿eh!???? Noooo!! (Hemos dicho al unísono C y yo que estamos muy compenetrados). “Mirad” y ha señalado lo que dejaba muy claro que es NIÑO!
Así que ahora a buscar nombre.
image

Publicado en sin categoria | 3 comentarios

Doppler fetal doméstico

Hacía tiempo que había oido hablar de los doppler fetal para uso doméstico pero no me atrevía a comprarlo. Ya he dicho otras veces que yo soy de ver para creer, por lo que no quería comprar nada hasta estar segura de que aquí dentro había un corazoncito.
Una vez comprobado que las náuseas no se debían a una indigestión y que el screening arrojaba datos normales, me di un capricho.
Sí, soy consciente de que esto es un capricho, C no estaba muy por la labor, pero qué queréis que os diga, 30 eurillos costaba en Amazon y más me gasto en otras chorradas.  Total que me compré el Angel Sounds, no era el que más me gustaba pero era el más económico y quería que fuera un capricho no un lujo. Me llegó a los pocos días gracias a vivir en la capital y a la rapidez de Amazon y, nada más llegar, no pudimos hacer otra cosa que probarlo.
Junto con el dispositivo venden el gel transductor pero es muy caro para lo que sirve y, después de leer sobre el tema, decidí no comprarlo. Por si alguien está interesado os diré que sirve cualquier crema pero esas de aloe que parecen un moco son las mejores y que si quieres algo más parecido al de uso médico te lo puedes hacer tú, la receta está en internet y es muy sencilla.
Yo he optado por una crema de aloe que funciona a las mil maravillas y, de vez en cuando, nos damos el capricho de escuchar ese trotar de caballos que es el corazón de nuest@ pequeñ@.
Yo lo compré estando de unas 15 semanas y la marca afirma que se oye desde la semana 12 pero sé de casos en los que se ha escuchado antes, sólo es cuestión de tomárselo con tranquilidad y probar.
Para mí no es una obsesión sino un inmenso placer así que, a las no muy obsesivas, os lo recomiendo sin duda alguna.

Publicado en embarazo | Etiquetado , | 4 comentarios

Y llegó el pero

Pues no podía ser todo tan bonito. Cuando empezábamos a creérnoslo y cuando comenzábamos a disfrutarlo llegó la consulta de la obstetra.
Como siempre, después de un rato de espera, entré en la consulta y me preguntó el peso, apenas he cogido medio kilo pero no hay que preocuparte, me midió la tensión y bien. También me pidió el informe de la eco y me preguntó si me habían dado los resultados en genética y que qué había decidido, al informarle no iba a hacérmela no me preguntó ni me comentó nada al respecto.  Por último revisó mis analisis, esos que me hice con 5 o 6 semanas de embarazo allá por junio y que el médico de cabecera consideró que esa transaminasa que daba un poco alta no era importante, me dice la obstetra que el tiroides no está trabajando como debería y que me tome 50 de eutirox en ayunas y en un mes me haga análisis para ver qué dice el endocrino.
Zas en toda la boca! La verdad me pilló de sopetón, y no debería porque tengo antecedentes familiares de hipotiroidismo y ya me habían hecho análisis para mirármelo antes, pero no me lo esperaba. Ya había mirado los análisis y en los niveles de tsh no había asterisco (el que el laboratorio usa para señalar valores fuera de rango). La verdad no reaccioné y por desgracia se quedaron con los análisis, por lo que no puedo pedir una segunda opinión ya que no tengo los valores hormonales para comparar. He pedido cita con el médico de cabecera para obtener un copia, aunque sólo sea para tenerlo.
Después de esas primeras horas de cabreo con el mundo, miro hacia delante, me tomo mi pastillita todos los días y confío en que todo está bien. La obstetra no le dio mucha importancia así que supongo que no debo preocuparme.
En fin, también ha habido cosas buenas que os contaré en el próximo post.

Publicado en sin categoria | Etiquetado | Deja un comentario

Pues ya está, ahora sí me siento embarazada.

Pese a estar de más de 13 semanas, hasta esta semana no he comenzado a liberarme y esta mañana me he permitido sentirme embarazada y, ahora sí, ilusionada. Me explico.
Yo soy de si no lo veo no lo creo y claro, hasta el lunes pasado no lo había visto… así que he pasado las 12 primeras semanas en un estado raro. Las náuseas y el sueño me decían que dentro de la barrigota (no tiene otro nombre) había algo pero no acababa de creérmelo. 
Con esa sensación nos plantamos C y yo en la consulta del hospital. Después de hacernos esperar un poquito, me planté en la camilla y aguanté los eternos minutos que el médico pasó mirando a la pantalla hasta que por fin dijo: pues yo lo veo todo bien. Y respiré.  Después giró la pantalla para que yo pudiera verlo pero no quería dejarse ver y nos enseñó principalmente el culo, precioso culo. Pero, aunque respiré un poquito, aún no podía relajarme porque quedaban los resultados del screening. Al tener antecedentes, no te envían los resultados, te los entregan en la consulta de citogenetica.  Así que esta mañana tocaba pasar nervios otra vez y hoy, martes y 13 de 2013 estando de 13 semanas (no soy supersticiosa) nos hemos plantado allí a ver qué pasaba. Y todo está bien, eso dicen los análisis así que ahora nos queda disfrutar y decidir si hacemos la amnio, con el riesgo que conlleva, o seguimos con un embarazo normal.  Vosotras qué haríais?

Publicado en sin categoria | Etiquetado , , , | 5 comentarios