Interrupción ¿voluntaria? del embarazo. Sobre los hechos

Cuando una madre se ve en la necesidad de renunciar a su tan deseado hijo ¿puede considerarse voluntaria la interrupción del embarazo? Es ciero que nadie me obligó  a hacerlo, es cierto que fui a esa clínica guiada por mis sentimientos pero, desde luego, no fue voluntario.

Dos cosas me dictan este post, mis sentimientos y mi razón. Empezaré por lo que esta última me obliga a escribir.

El proceso de  interrumpir el embarazo en Madrid es, cómo lo diría? hipócrita. Estar ingresada en un hospital público, que te den el diagnóstico durante el ingreso, que todos los médicos te recomienden interrumpir el embarazo (incluso los consultados antes de tener el diagnóstico definitivo) y que al preguntar por el siguiente paso del proceso la respuesa sea: No, aquí no hacemos eso me desconcertó. Y me desconcertó más que me dijeran, si pierde latido por la rotura de bolsa (estaba ingresada por rotura de bolsa postamniocentesis) sí te lo hacemos aquí.

Es muy hipócrita, es ocultar, negar y criminalizar algo que es legal y costeado por la seguridad social, es decir: por mí. La misma seguridad social que ha diagnosticado a mi hija una cromosomopatía incompatible con la vida y me ha recomendado que interrumpa el embarazo, le da mi dinero a una clínica privada que carece de los medios de un hospital para que haga la “operación” que ellos no hacen. Y si surge una complicación en quirófano ¿me arriesgo a perder la vida por una cuestión moral?

Previo paso por las oficinas del servicio de salud que tramita y coordina las IVE, llego a un chalet muy “discreto” donde está la clínica, con una carta de pago de la seguridad social en la que pone que recibirán unos 600 euros por arrancarme a mi hija de mis entrañas. Paso por consulta donde comprueban las semanas de gestación, es lo que determina la cantidad a percibir, y recibo varios papeles con información que contienen un último párrafo que me llena de rabia. Todos los papeles me recomiendan que a partir de ese momento utilice algún método anticonceptivo para no tener que volver a recurrir a este servicio. ¿Son conscientes de que a esas clínicas llegan mujeres a interrumpir su embarazo bajo supuestos diferentes a no me quería quedar embarazada pero ha pasado como puede ser una malformación o una violación? ¿Cómo creen que nos sentimos al leer esto en cada papel que firmamos?

No profundizaré en el ritmo de intervenciones que habia en la clínica, yo estaba en una habitación triple, sin C pues pasábamos solas, con el gotero. Yo debía esperar más tiempo, tenía medicación adicional a la de las otras mujeres. Todas las que vi, supongo que son la mayoría, acudían de muy pocas semanas a deshacerse de algo que no deseaban, la sensación de alivio estará en su baraja de emociones, en la mía no. Yo acudo a dejar a ese ser que tanto me costó concebir, que ha estado conmigo 4 largos meses y que ya no estará en mi, y debo permanecer “sola” en una fría habitación viendo cómo entran y salen mujeres de un quirófano. Una habitación en la que nadie habla, en la que nadie te consuela si lloras y nadie te explica nada porque eso es algo de lo que nadie quiere hablar.

Cuando llega mi turno todo pasa, rápido o despacio no lo sé, estoy dormida, sólo sé que me despierto llorando y sólo  quiero salir a decirle a C que todo ha acabado, que estoy bien. No sé el tiempo que pasé en la habitación o en el quirófano, sólo sé que tres horas después salía por la puerta dolorida, hichada  y medio adormilada por la anestesia general pensando sólo en volver a casa y llorar los dos solos.

Han pasado 9 días y aún sigo sangrando, aún tengo molestias y aún sueño con aquella habitación y aquel quirófano donde no quise despedirme de mi primera hija. Y ahora más que nunca tengo la sensación de que fui a aquella clínica como si fuera a hacer algo ilegal o clandestino. Pero no, no lo hice, y lo digo con la cabeza muy alta aunque me duela el alma tanto que no pueda respirar.

Anuncios

Acerca de porelcaminodificil

A veces las cosas no salen como deseas y debes tomar el camino más difícil. Lo importante es caminar y no detenerte en los baches. Llegarás, aunque los demás lo hagan antes y con menos dificultades, pero llegarás. Y cuando lo hagas, mirarás atrás, respirarás y sonreirás...
Esta entrada fue publicada en aborto. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Interrupción ¿voluntaria? del embarazo. Sobre los hechos

  1. Eloísa dijo:

    Qué angustia. Siento mucho que pasaras por todo eso, que te hicieran sentir así, la falta de empatía, de apoyo psicológico o de la más mera humanidad. Yo tampoco entiendo por qué la seguridad social nos obliga a escondernos para hacerlo, más cuando todos ellos te aconsejan que interrumpas. En mi caso tenían el informe casi firmado antes de que confirmaramos si queríamos interrumpir o seguir el embarazo.

    Te quejas de tu sangrado, pero te confesaré algo. En mi primer aborto, me molestaba el sangrado. Me recordaba lo enfadada que estaba con mi cuerpo por haberme jugado esa mala pasada. Después de pasar por un legrado, ahora echo en falta ese sangrado, esa sangre que decía que mi cuerpo estaba trabajando, que tenía derecho a seguir llorando, que mi cuerpo se recuperaba y yo me tenía que dar tiempo también para recuperarme. Eran más lágrimas que lloraban por mi bebé perdido… Y ahora siento que eso me lo han robado… Quizás porque yo no quería que me hiciesen ese legrado. Pero eso ya es harina de otro costa.

    Un abrazo fuerte y muchos ánimos para seguir adelante de alguien que te entiende muy bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s